EXTINCIÓN DEL TRIÁSICO-JURÁSICO (200 Ma)

Depredadores marinos de los mares de de comienzos (izda) y mediados (dcha) del Triásico. Los depredadores no están a escala real. : 1, Wantzosaurus (anfibio trematosaurido); 2, Fadenia (condríctio); 3, Saurichthys (actinopterigio); 4, Rebellatrix (sarcopterigio celacantiforme); 5, Hovasaurus (‘younginiforme’, reptil diápsido); 6, Birgeria (actinopterigio); 7, Aphaneramma (anfibio trematosáurido); 8, Bobasatrania (actinopterigio); 9, condríctio; 10, Mylacanthus (sarcopterigio); 11, Tanystropheus (reptil protorosaurio); 12, Corosaurus (reptil sauropterigio); 13, Ticinepomis (sarcopterigio celacantiforme); 14, Mixosaurus (pequeño ictiosaurio); 15, gran ictiosáurio; 16, condríctio neoseláceo; 17, esqueleto de Omphalosaurus (posible ictiosáurio); 18, Placodus (reptil sauropterigio).
Bajo licencia CC BY, por Nadine Bösch y Beat Scheffold, original copyright.

El supercontinente Pangea, constituido durante el Pérmico (270 Ma) se encontraba situado en una latidud ecuatorial a finales del Triásico.

La extinción Triásico-Jurásico marcó el límite entre estos dos periodos, lo que tuvo lugar hace 200 M.a., siendo uno de los mayores eventos del Fanerozoico (Era Secundaria).

Vida antes de la extinción.

En tierra:

Una gran variedad de reptiles y anfibios poblaban la Tierra durante el Triásico. Entre los anfibios, eran abundantes los temnospóndilos (como Batracosuchus, de 1m de long.), que habían sobrevivido a la extinción masiva del Pérmico-Triásico, y se encontraban mayoritariamente en ecosistemas acuáticos, junto con lisanfibios, cuyo registro en el Triásico es muy escaso (Triadobatrachus en ilustraciones).

Entre los reptiles sinápsidos, estaban los terápsidos que sobrevivieron a la crisis del Pérmico, tales como cinodontos (Oligokyphus, Brasilitherium), dicinodontos y terocéfalos. Como descendientes de los cinodontos, a finales del Triásico ya existían los mamíferos que eran muy pequeños, dominados por los depredadores arcosaurios. Entre ellos estaban ya los prototerios o monotremas (Subclase Prototheria), así como los primeros terios (Subclase Theria) incluyendo a sus tres infraclases, los aloterios (Infraclase Allotheria: multituberculados y triconodontos), metaterios (Infraclase Metatheria) y euterios (Infraclase Eutheria).

Entre los reptiles diápsidos, hay durante el Triásico una gran variedad de arcosaurios crurotarsianos, como rincosaurios, eritrosúquidos, los variados prolacertiformes,  fitosaurios, aetosaurios y rauisúquidos (Postosuchus). Comienzan a desarrollarse los diápsidos arcosaurios del linaje ornitodiros, como los pterosaurios primitivos (ramforrincoideos), los lagosúquios y sus descendientes, los dinosaurios (que ya superaban los 8 m), tanto  saurisquios, entre estos los prosaurópodos y los terópodos herrerasáuridos y  coelofisoideos) como los ornitisquios que se encontraban aún menos diversificados.

Entre los invertebrados se conoce de la presencia de arácnidos, diplópodos, quilópodos, ortópteros caeliferos y coleópteros.

En lo que respecta a la vegetación durante el Triásico predominaban las pteridofitas, las cícadas y las coníferas. Aunque el clima en el supercontinente era muy árido, los musgos sobrevivían en zonas cercanas a la costa. El género Dicroidium era abundante durante este periodo, sobre todo en las masas continentales situadas más al sur. Se piensa que ya podrían haber comenzado las angiospermas, pero en cualquier deberían de haber sido aún muy escasas.

En el mar:

Dominaban los reptiles acuáticos como los ictiosaurios, aunque aún serían más semejantes a los tetrápodos (Triásico inferior). Habían en el mar notosaurios, y sus decendientes los plesiosaurios, en el Triásico superior. También había placodontos, y una variedad de peces óseos y cartilaginosos. Los conodontos que sobrevivieron a la extinción del Pérmico-Triásico habitaron los océanos durante gran parte del Triásico.

Entre los invertebrados, en el Triásico aparecieron los primeros arrecifes de coral pertenecientes al orden Scleractinia (Hexacorallaria), simbiontes de algas. Los braquiópodos y equinodermos estaban muy diversificados, después de recuperarse de la crisis del Pérmico. Los moluscos gasterópodos y bivalvos estaban muy diversificados.

Evento desencadenante:

Se han sugerido varias razones como posibles causas:

- Fluctuaciones en el nivel de los mares como consecuencia de un cambio climático gradual, que afectó a los niveles de los océanos a finales del Triásico, aunque esto no explica la rápida desaparición de especies marinas.

- El impacto de un asteroide, aunque no se tiene conocimiento de ningún cráter de ese periodo concreto.

- Erupciones volcánicas masivas, coladas basálticas  generadas durante la formación de la provincia magmática mesoatlántica (CAMP). Es la causa más plausible.

Al final del Triásico, Pangea comenzó a desgarrarse y las diferentes partes se desplazaron, por una parte una zona hacia el norte, o Laurasia (América del Norte- Europa-Asia)  y una al sur o Gondwana (África-India-Sudamérica-Australia-Antártida) al tiempo que se formaba la provincia magmática mesoatlántica , formándose en el océano Neo-Tetis. Al mismo tiempo, también empezaba a abrirse el Océano Atlántico, por lo que las zonas este y oeste de ambos supercontinentes comenzaban a separarse.

A causa de las erupciones volcánicas masivas en las zonas marinas, grandes cantidades de SO2 y CO2 fueron liberadas a la atmósfera, por lo que la consecuencia final del efecto invernadero fue la desaparición del gradiente latitudinal de temperaturas. Esto a su vez descongeló el metano presente en el fondo de los océanos lo que intensificó aún más el calentamiento global. En el Triásico Superior, no había glaciares, y las zonas interiores de Pangea estaban ocupadas por enormes áreas desérticas.

El evento de extinción ocurrió en menos de 10000 años.

Consecuencias de la extinción:

Afectó profundamente a la vida. En los océanos afectó al 20% de todas las familias marinas, destacando a la totalidad de los Conodontos, a gran parte de organismos constructores de arrecifes y cefalópodos. En tierra afectó a una gran parte de los Crurotarsianos (arcosaurios), a buena parte de los terápsidos que aún quedaban, y a muchos grandes anfibios temnospóndilos (Temnospondyli), los cuales desaparacieron. Al menos la mitad de las especies animales, de las que actualmente sabemos que vivieron en ese periodo, se extinguieron, no obstante, la vida vegetal extraña e inexplicablemente no resultó tan afectada. Esto dejó libres muchos nichos ecológicos, lo que permitió a los dinosaurios asumir el papel dominante en el periodo Jurásico.

Gran parte de los arcosaurios crusotarsianos se extinguieron, tales como rincosaurios, eritrosúquidos, los variados prolacertiformes, los fitosaurios, aetosaurios y rauisuquidos.

La desaparición de estos arcosaurios crurotarsianos que eran dominantes, permite proliferar a los cocodrilomorfos basales (esfenosúquios, protosuquios, y talatosuquios) a comienzos del Jurásico. Su desaparición además proporciona la posibilidad de expansión a los ornitodiros basales, como los pterosaurios primitivos, los lagosúquios y sus descendientes, los dinosaurios, que como se ha señalado anteriormente, ya superaban los 8 m.

 

  • Batrachosuchus (Triasico sup.) Dmitry Bogdanov.

  • Triadobatrachus massinoti (Triásico) Pavel Riha.

  • Oligokyphus (Cynodontia) (Triásico sup./Jurásico inf.) NobuTamura.

  • Brasilitherium riograndensis (Cynodontia) (Triásico sup.) Smokey BJB

  • Lystrosaurus (Dicynodontia) (Pérmico sup./Triásico inf.)

  • Dicinodonto gigante de finales del Triásico. Dmitry Bogdanov.

FIN TRIÁSICO (ANTES EXTINCIÓN)

PRINCIPIOS JURÁSICO (DESPUÉS DE EXTINCIÓN)